fbpx

El maya y la miel

 

los mayas y la miel

Con miel de abeja endulzanban sus bebidas y aderezaban sus postres los mayas, y en terapeutica la usaban frecuentemente.

Manifestación de exquisitismo es todavía, con tradición de milenios, la laboriosa preparación del XTABENTUN, licor sutil y fragante que procede directamente de la miel. En los bosques del Oriente de la Península crece una trepadora que los indios aman. Su nombre quiere decir “enredadera de piedra” (xtabentun) y produce una flor blanca y olorosa. Cerca de ella se construyen los colmenares.

La abeja, la miel y las flores son temas profundos que se ligan con la vida y la religión de los mayas; con ellos, la imaginación y el conocimiento de los civilizadores ancestrales hacen símbolos místicos y sociales, y bellas alegorías.

La vida de las antiguas sociedades mayas tienen como modelo la organización colectiva de las colmenas. El pueblo es el enjambre. El individuo es una abeja obrera que trabaja para todos. La reina es el jefe, el instructor, encargado de la guía y de la enseñanza. La “abeja guardiana de la colmena” (u balamil cab) que veían en la puerta para que no se introduzcan los insectos hostiles y para que no se perturbe el orden ni la paz del trabajo.

En la crónica poemática que describe la primera ocupación del territorio por los hombres civilizadores, dice el mismo libro del Chumayel.

“Las abejas rojas son el Oriente. La roja jícara. La flor encarnada es su flor. Las abejas blancas son el Norte. La rosa blanca es su jícara. La flor blanca es su flor. Las abejas negras son el Poniente. El lirio negro es su jícara. La flor negra es su flor. Las abejas amarillas son del Sur. El lirio amarillo es su jícara. La flor amarilla es su flor”.

Y luego:

“Cuando hubo muchedumbre de abejas, CUZAMIL (Cozumel) fue la flor de la miel, la jícara de la miel, el colmenar de la tierra, el centro del árbol de la tierra.

En la antigua sabiduría maya, la abeja es la representación del hombre civilizado que trabaja y produce; es la humanidad organizada para la realización de un plan perfecto de la naturaleza y del espíritu. sobre cada punto de la tierra vuela una Divinidad-Abeja, que es su Conductor y su Maestro invisible.

La miel es el fruto del trabajo, la producción del esfuerzo inteligente, la obra humana perfecta, útil, dulce, fragante, que debe hacer cada hombre en su sitio en el mundo, en su celdilla, para el sostén, beneficio y alegría de la colmena, que son todos los hombres.

Los símbolos de la ABEJA, de la MIEL y la FLOR llenan de maravillosas expresiones los CANTOS MAYAS.

Todavía en los dolorosos comentarios de la conquista española dicen los escritores mayas:

bebida tradicional el maya y la miel de yucatan

“Los extranjeros blancos enseñaron el miedo. Para que su flor viviese, dañaron y chuparon la flor de los otros…”.

Las “abejas” mayas se escondieron en sus empobrecidos colmenares. Las flores exhaustas, se fueron secando. La miel amorosa y clara de los antiguos tiempos de luz caía gota a gota en el silencio oscuro de los vencidos, como el llanado de su sangre.

Y ve cómo llegan a sus bosques perfumados otras colmenas extrañas, que vienen de las tierras de los blancos, y que otras abejas van sustituyendo a las buenas y sencillas abejas de sus padres, que no son como aquellas eran, porque “las abejas que vienen de lejos tienen aguijón…”.

Y el indio maya bebe su gota de miel, contempla su colmena, cultiva su flor y espera su día.

Fuente: Antonio Mediz Bolio 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *